Especial Halloween: Lo mejor del Terror de 2017

Especial Halloween: Lo mejor del Terror de 2017

No hay mejor manera de celebrar Halloween que con una buena película de terror. A continuación, recomiendo algunas de las mejores cintas del género estrenadas durante este año 2017:

  1. Gerald’s Game: Llegué aquí sin saber nada de la historia y salgo algo traumatizado (las reflexiones acerca de morir en soledad, de puro terror, y el gore explícito hicieron mella) pero reafirmado en mi entusiasmo por las adaptaciones del maestro Stephen King y las pelis que incluyan a Carla Gugino.

Está en Netflix.

El juego de Gerald película

  1. Mother!: Aronofsky, sin concesiones de ningún tipo y con ciertos aires de engañosa egolatría, se propone filmar una obra magnánima sobre la creación, repleta de simbolismos y metáforas, y que juega continuamente con la ruptura de las preconcepciones que pudiese llevar consigo el espectador. Aunque la historia arranca con la estructura típica de una historia sobre extraños invadiendo una casa, todo va degenerando en un torbellino pesadillesco sin límites para lo impredecible ni lo provocativo.

mother-poster

  1. IT: Cuando el terror surge descontextualizado, a través de un elemento impropio con connotaciones, a priori, totalmente contrarias al horror, el miedo, por inesperado e invasivo, se vuelve prácticamente tangible. De pequeño, me encontré cara a cara con ese tipo de terror, que se quedó conmigo durante varias noches de pesadillas y temblores. Me negué a ver cualquier fotograma de IT (1990) y la imagen de ese inquietante payaso al que dio vida Tim Curry me siguió aterrorizando durante mucho tiempo. 27 años después, el payaso ha vuelto para encontrarse con alguien que, esta vez, está dispuesto a enfrentarse a sus miedos. ¿Y tú?, ¿te atreves?

it-787119144-large

  1. Verónica: Una situación de misterio y rareza. Así calificaba el Inspector jefe José Pedro Negri los hechos acontecidos durante la madrugada del 27 de noviembre de 1992 en la calle Luis Marín, nº 8, en el madrileño barrio de Vallecas, reflejando de manera oficial y por primera —y única— vez en nuestro país, la ocurrencia de hechos paranormales en un informe policial. Paco Plaza, director de la estupenda REC (2007), utiliza la existencia real del informe Vallecas como nexo principal entre su narración y la realidad para construir sobre esta una terrorífica fábula sobre las sombras que alberga el final de la adolescencia.

null

  1. Alien: Covenant: Nos encontramos ante una cinta que dignifica el género de la ciencia ficción priorizando la exploración de conceptos desconocidos mientras se dedica a deconstruir un universo del que ya creíamos saberlo todo. Y Ridley Scott está cuajando en él toda su bilis acerca de la humanidad y su destino, desenterrando sus inquietudes con respecto a cuestiones como: ¿de dónde venimos? y ¿a dónde vamos?, sabiendo de antemano que todas las respuestas posibles pueden causar tanto pavor como decepción.

alien_covenant-271063602-large

  1. It Comes at Night: De todas las cosas que vienen de noche, incluyendo la oscuridad, el silencio y los elementos fantásticos propios del género, lo que más miedo da es el momento en el que nos enfrentamos en soledad a nuestras pesadillas.

db_posters_39214

  1. Life: Sí, su referente es claro, porque si la cosa va de que nadie puede oír tus gritos ahí arriba, no hay más remedio que fijarse en la obra maestra de 1979, pero Life, me atrevería a puntualizar, se parece más a Gravity (2013) que a la peli de Ridley Scott. Primeramente porque su acabado visual es bastante parecido, dejando que la ingravidez se apodere de la puesta en escena y el movimiento de la cámara, que flota y gira sin respetar puntos de referencia convencionales; y por otro lado, el tratamiento del alienígena como un ser fuerte e inteligente —puro músculo y cerebro, literalmente— que, lejos de tener un diseño conceptual aterrador, se convierte en una competencia mortal para la supervivencia de los tripulantes de la nave (ya sabéis cómo funciona esto) que además tienen que lidiar con los peligros más convencionales del espacio exterior.

Life-new-poster-1

  1. Get Out: La película narra la historia de Chris (Daniel Kaluuya), un joven afroamericano que se dispone a conocer a la familia de su novia Rose (Allison Williams). La visita, que ya de por sí podría llegar a ser horripilante para muchos, comienza en lo singular, continua rozando lo espeluznante, y termina cayendo en lo paranoico a través de una sucesión de situaciones en las que, de alguna manera, los blancos acaban insinuando su fondo racista con comentarios más cercanos a la condescendencia —o incluso a la apropiación cultural— que al odio y al desprecio directos propios de épocas ya pasadas. Y todo eso antes de que la cosa se vuelva realmente macabra.

Poster-2017-Get-Out

Espero que aprovechéis el día festivo para disfrutar de este género tan especial, capaz de levantarnos el vello, ahogar nuestros gritos y nublar nuestras pesadillas a través del ingenio y la innovación visual y narrativa.

Puedes seguirme en Twitter: https://twitter.com/JesulinGonzalez?lang=es

Y dar me gusta a mi página en Facebook: https://www.facebook.com/ElmurodeDocSportello/

Anuncios

13 Películas para volverse loco

13 Películas para volverse loco

Hace poco pude ver, rulando por las redes sociales, una lista de películas “para gente extremadamente inteligente”. Se suponía que esas películas eran tan complejas que era imposible disfrutar de su visionado a menos que fueras un Einstein cinéfilo. Voy a guardarme mi opinión sobre esa lista para ofrecer la mía propia, elaborada a partir de una selección de las 13 películas más extravagantes, complejas, raras, o cualquier otro adjetivo que queráis usar para definir su inusualidad, que he visto este año. Algunas de estas películas son peculiares en su forma: dirección, montaje, composición de los planos, etc. Otras en su contenido: guión complejo, toques surrealistas y oníricos, uso de simbolismos… y por último, están las que contienen el pack completo, más raras que un viejo pelirrojo.

La gran mayoría de estas películas me han encantado, hipnotizándome de principio a fin. Algunas otras, en su infinita singularidad, por decirlo de algún modo, me han dejado muy loco, sin ni siquiera saber si me han gustado o no. Y he de admitir que con una de ellas me dormí, y eso que para mí es un pecado capital quedarse dormido viendo una película. En mi defensa diré que era una hora muy mala.

Allá van, como reto cinéfilo para todo aquel intrépido que se atreva a sumergirse en ellas, mis 13 películas para volverse loco:

  1. “Inherent Vice” (2014) Dirigida por Paul Thomas Anderson.

Loco1

            Adaptación de una novela de Thomas Pynchon, uno de los escritores estadounidenses más inaccesibles de la actualidad. De narrativa compleja, guión laberíntico y situaciones que rozan la paranoia, que es lo que se persigue. Excelentemente rodada, con una fuerza bestial, casi mística, ofreciendo un vendaval de escenas tan divertidas como embriagadoras. Ideal para verla bajo el efecto de psicotrópicos (eso último era una broma pero lo dejo a elección de cada uno).

  1. “Under the Skin” (2014) Dirigida por Jonathan Glazer.

Calvary

            Una extraña pero memorable película sobre los horrores y las maravillas de ser humano, en clave sci-fi y con Scarlett Johansson haciendo de alien en uno de los papeles más complejos, arriesgados y brillantes de toda su carrera. BRAVO.

  1. “Borgman” (2013) Dirigida por Alex van Warmerdam.

Loco3

            Un hombre se cuela en la casa de una familia de clase alta, aparentemente normal. Este hombre es Borgman. ¿Un vampiro?, ¿un ángel?, ¿un demonio?, ¿un extraterrestre?, ¿la representación de la clase obrera?, ¿el mal encarnado? Intentar definir qué es “Borgman” es como tirar de las cintas de una piñata y que nunca caiga nada.

  1. “Frequencies” (2013) Dirigida por Darren Paul Fisher.

Loco4

            Voy a definir ésta con solo tres palabras: Destino, amor, música.

  1. “Valhalla Rising” (2009) Dirigida por Nicolas Winding Refn.

Loco5

            Las películas de Winding Refn suelen basar casi toda su fuerza narrativa en lo visual. Puede que esta película sea el mayor exponente de su estilo. Posee mucha fuerza y violencia, pero también hay belleza en ella. No sé si alguien alcanzará el Valhalla viéndola, a mí, esas miradas al infinito me condujeron a un sueño de lo más profundo.

  1. “Synecdoche, New York” (2008) Dirigida por Charlie Kaufman.

synecdoche__new_york_by_patyczak-d35pgu9

            Ver “Synecdoche, New York” es una experiencia agotadora. Exige el máximo a cambio de dar lo máximo, y con dar lo máximo me refiero a todo, a la vida. Estoy hablando de palabras mayores, pero para que os hagáis una idea: la mejor actuación de la carrera de Philip Seymour Hoffman está aquí, y es la actuación de todos nosotros. Qué genio Kaufman.

  1. “Mulholland Drive” (2001) Dirigida por David Lynch.

Loco7

            La película más famosa de uno de los maestros modernos del surrealismo. Dos mujeres perdidas en un sueño que comienza en la carretera más emblemática de Hollywood. La envidia, el rencor, los celos, el odio, la culpa. Obra maestra, más accesible de lo que parece, sobre todo gracias a su tramo final.

  1. “Perfect Blue” (1997) Dirigida por Satoshi Kon.

loco8

            A partir de “Perfect Blue” nació este blog, puedes visitar la entrada aquí. Puede que esta película, obviando que es un anime, sea la menos inusual de esta lista, pero eso sí, es un thriller donde la paranoia y las ganas de averiguar qué cojones está pasando están aseguradas.

  1. “In the Mouth of Madness” (1994) Dirigida por John Carpenter.

Loco9

            Profeso un amor incondicional por este director y por todo lo que ha hecho, por eso escribí este post sobre algunas de sus películas más populares. Te aconsejo que antes de ver esta obra y sumergirte en la boca de la locura, veas alguna otra de sus películas, porque si no, el trauma ante esta pesadilla Lovecraftiana puede estar asegurado. Yo me fui temblando a la cama.

  1. “The Double Life of Veronique” (1991) Dirigida por Krzysztof Kieślowski.

Loco10

            Tuve el placer de verla en Praga, y puede que sea eso lo que la hizo tan especial. La belleza de Irène Jacob ilumina cada escena de esta hermosa y rara película, transmitiendo puro amor hacia la vida, por cotidiana o extraordinaria que ésta sea.

  1. “Videodrome” (1983) Dirigida por David Cronenberg.

Loco11

            Puede que “Videodrome” no pretenda ofrecer un viaje agradable, pero definitivamente nos enseña una lección que todo aficionado al cine debería tener en cuenta: es muy malo vivir en un estado altamente excitado de sobre-estimulación. Profética e incómoda. Dicho esto, larga vida a la nueva carne.

  1. “Persona” (1966) Dirigida por Ingmar Bergman.

Loco12

            Me parece dificilísimo calificar esta obra. Creo que realmente es imposible, debido a que existe una dualidad en mi interior, de amor/odio, en batalla constante. Hay personas (nunca mejor dicho) que dirán que es una obra maestra absoluta. Otras negarán con la cabeza y se arrepentirán de haber perdido el tiempo viendo esta película. Juzguen ustedes.

  1. “El Ángel Exterminador” (1962) Dirigida por Luis Buñuel.

Loco13

            Cuando terminé de ver esta película no había entendido casi nada, más allá de que para un extravagante grupo de la burguesía es imposible abandonar la casa donde han sido invitados a una cena, pero por lo que he leído, ojalá Buñuel la hubiese hecho en Francia, “se habría liao”. Lo que si entiendo es que es una clase magistral de cómo introducir lo fantástico en lo cotidiano. Imprescindible.

Espero que el post os haya resultado entretenido, que la lista sea útil, os atreváis con el reto que supone verlas todas y que la compartáis con todos vuestros amigos. Si queréis comentar alguna otra película que os haya parecido particularmente rara o inusual, podéis hacerlo abajo del todo en los comentarios, ¡os invito a que participéis!.

Recopilación de Terror: Hacia un Halloween de pesadilla.

Recopilación de Terror: Hacia un Halloween de pesadilla.

Halloween se acerca. La noche más terrorífica del año, donde el mal, por medio de brujas, zombis y demonios cobra vida para sacarnos del interior nuestros miedos más profundos, y, por qué no, algún que otro gritito histérico.

H1
El famoso grito de Marion Crane en Psicosis.

Qué mejor plan para amenizar el ambiente que ver una película de Terror, un género maltratado desde sus orígenes, considerado equívocamente desde siempre como uno de los “menores” del cine junto a la comedia y la acción, de serie B (como si eso conllevase ser de peor calidad) y que, tristemente, se encuentra en actual decadencia, ofreciendo un sin fin de películas de guión pobre, que viven de sustos en momentos perfectamente estudiados y que abusan tanto de las secuelas y precuelas como del trillado recurso del “Found footage”.

Traigo pues, este post, con la esperanza de revitalizar, aunque sea por una noche (o varias, que hay pelis para un rato), ese maravilloso género de lo fantástico. Absténganse de seguir leyendo fans de películas de Terror de usar y tirar, de esas que revientan taquillas y matan neuronas. Vamos a hablar de películas mayúsculas, donde se respira terror y amor por el cine a partes iguales, buscando dar vida a los miedos que siempre han atormentado al ser humano, más allá del simple y efectivo susto.

H2

Comenzamos como se debe comenzar siempre, desde los pilares, con dos clásicos: “Psycho” (1960) del maestro Alfred Hitchcock y “The Shining” (1980) del también maestro Stanley Kubrick (Muchos maestros van a aparecer en este post, pero es que todos lo son categóricamente). Dos décadas separan a estas maravillosas obras que buscaron despertar el miedo a través de los trastornos mentales y la locura: ¿Hay algo más terrorífico que el propio ser humano, en su infinita maldad? Semejantes, y a la vez diferentes, con explicación racional y sobrenatural, pero dos películas imprescindibles para los amantes del suspense y la, nunca mejor dicho, psicosis.

H4
Los fantasmagóricos pasillos de “El Resplandor”

“En el espacio nadie puede oír tus gritos”. Así se presentaba en su momento “Alien” (1979) de Ridley Scott. Una obra donde el miedo lo provoca un alienígena asesino, pero que destaca por enfatizar el terror frente a lo desconocido, así pues, cuanto menos vemos al Xenomorfo en cuestión, más miedo pasamos. Menos mal que Sigourney Weaver en ropa interior ameniza esta espeluznante experiencia espacial.

Y si en el espacio no se oyen tus gritos, está claro que en medio del Ártico tampoco. Esa es la premisa de “The Thing” (1982) obra maestra de un autor excepcional, como es John Carpenter, del que no me canso de aprender aún ahora, 30 años después de su mejor época, y que nos enfrenta en esta ocasión a un alienígena que puede tomar la forma de cualquier ser vivo. El terror en su máxima expresión, haciéndonos perder toda confianza en los demás e incluso en uno mismo.

H5
No puedes fiarte de nadie en “The Thing”.

Si empezáramos a hablar de Carpenter este post no acabaría nunca, por lo que solamente vamos a nombrar una obra suya más: “Halloween” (1978). ¿No os parece un título acertado para acompañar la noche del 31 de Octubre? La obra madre de todos los “Slasher”, subgénero en el cual el mal agarra un cuchillo (o un gancho, o un arpón, en definitiva, algo puntiagudo) para sembrar el terror y regarlo con sangre. Os dejo una escena que demuestra su ejemplar manejo de la puesta en escena, el encuadre y la fotografía:

¿Otra? bueno venga, va, otra de Carpenter (quien quiera más aún que visite este otro post mío), esta vez una de sus obras más nihilistas y Lovecraftianas: “In the Mouth of Madness” (1994) una zambullida de lleno en la locura de un detective contratado para averiguar el paradero de un escritor de Terror desaparecido, y que se negará a aceptar la realidad, a medida que los límites de ésta con la ficción más terrorífica se vayan distorsionando, hasta convergir en uno de los finales más metafísicos de la historia del cine.

H6
Cuando el terror se hace realidad en “In the Mouth of Madness”.

Y si hablamos de metafísica no nos podemos olvidar de David Cronenberg, y su filosofía de la nueva carne. “The Fly” (1986) nos narra la historia de un científico que, en palabras de un amigo, arruinó su vida al dejar entrar en ella a una mujer extraordinaria y a una mosca corriente. Todos habéis visto ese capítulo de los Simpson en el que se hace referencia a esta película, solo que, aquí se trata el tema desde el nihilismo y el pesimismo de alguien que está dejando de ser humano. Además de asquerosa, es muy romántica.

Nos adentramos ahora en la década de los 90, la del nacimiento de un servidor. La época donde brillaron con mucha fuerza directores que siguen destacando en la actualidad, como Alex de la Iglesia con “El día de la bestia” (1995) y M. Night Shyamalan con “The Sixth Sense” (1999). Pero también la de otras obras que no tuvieron tanta suerte, y reposan a la espera de que alguien las descubra de nuevo, es el caso de “Interview with the Vampire” (1994) una obra de puro romance gótico vampiresco o de “Perfect Blue” (1997) todo un referente de obras posteriores que también trataron el tema del trastorno de personalidad (sobre esta última hablo con mayor profundidad en este otro post).

H7
A veces los rituales satánicos salen bien. “El día de la Bestia” (1995).

Acabaría aquí, en los 90, o incluso antes, ese espíritu genuino sobre lo fantástico, sobre el terror como instrumento de transmisión narrativo y no como puro entretenimiento deleble para la memoria, como lo encontramos ahora en la mayoría de películas. Pero, de vez en cuanto, aparecen obras de terror que rompen con lo establecido para destacar sobre la media y, además, consiguen ser éxitos de taquilla más o menos populares. Sería el caso de los fantasmas de nuestro querido Alejandro Amenábar en “Los Otros” (2001), del terror sueco, frío y protagonizado por niños y vampiros en “Let me in” (2008), de la moderna y espeluznante vuelta de tuerca a las historias de casas encantadas en “The Conjuring” (2013) y del pánico claustrofóbico del que caemos presos en “It Follows” (2014).

H8
Póster alternativo de “It Follows” (2014).

Hay muchísimas más obras de terror sobre las que hablar, pero para ir terminando y así evitar que muramos de aburrimiento en vez de miedo, voy a recomendar para los más asustadizos una serie de películas híbridas entre el terror y el humor, para los que busquen una noche de Halloween llena de diversión a pesar de los sustos:

Es el caso de la divertidísima “Zombieland” (2009) donde tienes que seguir las normas establecidas si no quieres acabar como comida de zombi, de la famosa “Trilogía del Cornetto” de Edgar Wright, con Simon Pegg y Nick Frost como protagonistas en “Shaun of the Dead” (2004), “Hot Fuzz” (2007) y “The World´s End” (2013) y de la hilarante “The Cabin in the Woods” (2013) un gamberro homenaje a todo el género terrorífico.

H9
La trilogía del Cornetto.

Todas ellas plagadas de zombis, fantasmas, asesinos en serie y demás fenómenos paranormales pero con un tono cómico, para quitarle hierro al asunto.

Hasta aquí esta recopilación de películas de Terror que espero que os sirva tanto para la noche de Halloween como para aquellas en las que necesitéis sentiros más vivos (o más muertos si os gusta eso de los zombis y los vampiros) a base de miedo y más miedo, ese sentimiento capaz de meterse bajo la ropa para acompañarte aún cuando te vayas a la cama.

Todas las pelis que he nombrado, en una imagen.
Todas las pelis que he nombrado, en una imagen.

Y créeme que lo hará, escondido en la oscuridad bajo las sábanas, como no compartas este blog.

H10
Los fantasmas de Guillermo del Toro en “Crimson Peak”.

“Don´t fuck with time”: El cine más actual sobre viajes en el tiempo.

tiempo7

Cómo molaría viajar en el tiempo, ¿verdad?, todos tenemos nuestras propias razones para querer viajar a través de él, ya sea para reparar algún error del pasado, ver cómo será nuestro futuro, tener una segunda oportunidad con el amor de nuestra vida o, por qué no, matar a Hitler.

El cine posee esa mágica capacidad para hacer realidad algunos de nuestros sueños y llevarlos a la gran pantalla, mostrándonos qué podría pasar si alteramos nuestro pasado o si jugamos con nuestro futuro. Como sobre esta temática se han hecho numerosas películas desde diferentes géneros y puntos de vista, vamos a centrarnos en las que lo hicieron más recientemente, en concreto, los últimos estrenos de este pasado año 2014.

“Interstellar” (Christopher Nolan)

“Interstellar”: La última película del venerado Christopher Nolan, un épico viaje a través del espacio (pero también a través del tiempo) para intentar salvar a una humanidad que ha sobreexplotado el planeta quedándose sin recursos. Hay que buscar un nuevo hogar, y para ello la tripulación liderada por Cooper, un reconvertido Matthew McConaughey, y Amelia, interpretada por la siempre correcta Anne Hathaway (que ya trabajó con Nolan en “The Dark Knight Rises”) tratará de encontrar un planeta con las condiciones idóneas para la vida humana. Tratándose de un guión de Nolan, su desarrollo no podía ser simple, a destacar la búsqueda de una fórmula que solucione el problema de la gravedad por parte de la hija de Cooper (Jessica Chastain) para poder trasladar a toda la humanidad en una nave espacial hacia un planeta habitable, y el que nos incumbe, el concepto del paso del tiempo en el espacio, que afecta a Cooper y a parte de la tripulación por visitar un planeta cercano a un agujero de gusano (mientras ellos pasan escasos minutos en ese planeta, en la Tierra pasan años) así como las interacciones espaciotemporales a través de una hipotética quinta dimensión. Casi nada. Película compleja y que abusa de las explicaciones, pero que también destaca por su poderío visual y sonoro, así como por el manejo del doble clímax que caracteriza a este peculiar director. Los fans de Nolan tendrán tantas razones para adorarle como sus “haters” para seguir machacándole.

“Predestination” ( Michael & Peter Spierig)

“Predestination”: Algo con tintes menos trascendentales, pero de igual o mayor complejidad es lo que nos encontramos en esta película protagonizada por Ethan Hawke, quien da vida a un agente especial de un departamento del gobierno donde se realizan viajes en el tiempo. Su tarea es encontrar y neutralizar a un peligroso terrorista cuya identidad se desconoce, denominado “The Fizzle Bomber”. Parece un argumento sencillo, pero no. No voy a contar absolutamente nada más del guión porque esta es una de esas pelis que hay que descubrir, no te la pueden contar. Al principio puede resultar demasiado pesada, y te parecerá que te estás enterando de poco o más bien de nada, pero es el precio que hay que pagar para conseguir introducir correctamente la historia. Aunque parezca que lo que te están contando no tiene nada que ver con nuestro agente y la búsqueda del peligroso terrorista, tú aguanta. Tras esto, las piezas del puzle empiezan a encajar: empiezan a sucederse los hechos, a encadenarse y a repetirse, hasta que finalmente, se crea la paradoja. Una vez pillado el rollo, tu cabeza irá trabajando a ritmo forzado para intentar anticiparte al final. Un juego de identidades y líneas temporales muy bien hilado, entretenido y que divierte, y mucho, una vez que aceptes entrar en su juego.

“Project Almanac” (Dean Israelite)

“Project Almanac”: Dentro del subgénero “found footage” (metraje encontrado) nos topamos con esta película sobre viajes en el tiempo hecha con y para adolescentes. Si os gustó la interesante propuesta de “Chronicle” (2012) esta peli será de vuestro agrado. El argumento aquí es mucho más sencillo que en los dos films anteriormente comentados, un grupo de adolescentes descubren las instrucciones para fabricar una máquina del tiempo a raíz de una vieja cinta doméstica que escondía un detalle que había pasado desapercibido hasta el momento. ¿Y qué hacen con esta máquina del tiempo? Pues lo típico: ganar pasta, ir de fiesta, intentar ligarse a la chica de sus sueños…pero claro está, no iban a hacer lo que les apeteciese sin liarla parda, que son adolescentes, y es que ya lo avisa el título de la entrada: “Don´t fuck with time”.

“Time Lapse” (Bradley King)

“Timpe Lapse”: La peli que más recientemente he descubierto, la ópera prima del director Bradley King, rodada con un bajísimo presupuesto y que tiene un argumento a priori sencillo, gracias en parte a la puesta en escena, que transcurre en un humilde complejo residencial, en concreto en el piso de nuestros tres protagonistas y en la casa de enfrente. La historia da inicio cuando estos tres compañeros de piso encuentran en la susodicha casa de enfrente una extraña máquina que saca fotografías de su salón cada 24 horas. Estas fotografías no son normales, si no que muestran lo que sucederá en el futuro próximo, justo 24 horas después. Es pues, una película sobre viajes en el tiempo sin viajes en el tiempo. La evolución de los personajes y las diferentes obsesiones que los van poseyendo conforme se desarrolla la historia son interesantes, aunque en ocasiones, por el tono de sus actuaciones y el estilo visual de la peli parece que estés viendo una película de sobremesa, de las de antena 3, esas en las que el malo es el mayordomo o, en su defecto, la cuidadora sexy que quiere usurpar el puesto de la fiel esposa en una idílica familia americana. Pero no, esto es cine de más alto nivel, donde los enemigos de los protagonistas son ellos mismos y sus ocultas y oscuras intenciones. A destacar el final, totalmente inesperado y que eleva bastante la concepción que se puede llegar a tener sobre esta película.

“Edge of Tomorrow” (Doug Liman)

“Edge of Tomorrow”: He dejado para el final la que puede ser mi favorita de todas las que aparecen en esta entrada, junto con “Interstellar”. Para empezar, y así en seco: Tom Cruise y Emily Blunt, toma cast. La película-videojuego podríamos llamarla, ya que como reza su lema: “Live, die, repeat” será la esencia de lo que nos vamos a encontrar en esta obra de ciencia ficción futurista en la que la humanidad está siendo arrasada por una invasión alienígena de mucho cuidado. Tom Cruise, que interpreta al comandante William Cage, es un tipo cobarde, que no está hecho para la guerra, y cuyo trabajo consiste en publicitar el ejército y conseguir que se aliste el mayor número de personas posibles. Tras evitar a través de un chantaje que lo llamaran para combatir, Cage es despojado de su rango y enviado en primera línea a contrarrestar el ataque de “los miméticos” (los aliens a los que se enfrentarán son capaces de mimetizarse con el entorno) con tan mala suerte que muere al poco de comenzar la batalla, no sin antes entrar en contacto con la sangre de un mimético más grande que los demás, un denominado “Alfa”.

Rita Vrataski (Emily Blunt)
Rita Vrataski (Emily Blunt)

A partir de aquí Cage se convertirá en un personaje de videojuego, y como Bill Murray en “Groundhog Day” (1993) volverá a despertar en el día antes de la batalla cada vez que muera, reviviendo exactamente lo mismo una y otra vez. La letal Rita Vrataski (Emily Blunt) será la encargada de entrenar a nuestro “héroe” y juntos intentarán acabar con la invasión alienígena que amenaza con exterminar a la raza humana. Un montaje excepcional, un ritmo trepidante, unas espectaculares escenas de acción y unos golpes de humor bastante conseguidos son las claves de esta desapercibida película, junto con la maravillosa actuación de un infravalorado Tom Cruise, características suficientes para convertirse, si el tiempo es justo, en una obra de culto.

El descubrimiento del verano: El Cine de John Carpenter

John Carpenter (1948-actualidad)
John Carpenter (1948-actualidad)

Este verano he descubierto el cine de John Carpenter, y hablo del cine en general porque además de dirigir, este maestro del terror y la ciencia ficción (en combinación constante con otros géneros) también escribe, produce, edita e incluso compone. Y todo excepcionalmente bien.

John Carpenter y Kurt Russell
John Carpenter y Kurt Russell

Tengo que reconocer que lo mío con este afamado director ha sido amor a primera vista, algo tardío, ya que sus mejores trabajos se produjeron en la década de los 80, pero amor verdadero al fin y al cabo. Este enamoramiento viene, principalmente de la habilidad del director americano para hacer lo que le da la gana, tal que así. La capacidad que tiene para introducir ideas, recursos, técnicas, personajes, etc. que, con el tiempo, han trascendido a su cine para aparecer en el cine de los demás. La manera en la que trata los temas y realiza fuertes críticas a través de un cine gamberro y divertido. Y todo esto lo digo a pesar de que solo he visto 7 películas de entre las más de 20 que ha dirigido a lo largo de su carrera. Es sobre estas películas, las más reconocidas y populares de su filmografía, sobre las que voy a escribir a continuación.

Carpenter3

Assault on Precinct 13″ (1976): Comenzamos con un film de “clase B” que seguramente sea el precursor de lo que vemos actualmente en muchas obras del cine de acción. El peculiar homenaje de Carpenter a “Río Bravo” (1959) de Howard Hawks mezclado con “Night of the Living Dead” (1968) de George A. Romero posee una trama tan simple como efectiva, un desarrollo narrativo de videojuego, unos personajes con desarrollo cero pero perfectamente dibujados y que intercambian diálogos que deberían ser objeto de estudio (lo serán, como muchas cosas del cine de Carpenter) por como trazan los lazos entre los carismáticos protagonistas. Esta película es tan previsible como un “Call of Duty” y su punto de partida no tiene más justificación que un impactante pacto de sangre sin diálogo, pero divierte y entretiene tanto, que difícilmente puedes oponerte a que te atrape en su atmósfera opresiva. Un “western” que mezcla la tensión y la acción de manera magistral a través de una banda sonora de las que perduran en la memoria. Y esto solo era el comienzo.

Carpenter4

“Halloween” (1978): Primera obra maestra del director americano, quizás la más importante de toda su carrera, y sin lugar a dudas, la más rentable si tenemos en cuenta que se rodó en prácticamente 3 semanas y con un presupuesto que no llegaba al medio millón de dólares. Esta película significa la introducción de un nuevo subgénero dentro de las películas de terror: el “slasher”. Todas las películas que veis actualmente sobre un asesino invencible cuya arma es un cuchillo de carnicero de tamaño descomunal tienen su origen en esta maravilla. Y podríamos quedarnos ahí, pero es que además esta película posee implícita una clase magistral sobre la puesta en escena, el uso de la luz y la oscuridad, y el uso de la cámara en el cine de terror que perdura hasta nuestros días. Cuando vi hace poco “It Follows” (2015) pude reconocer fácilmente el cine de Carpenter en ella por la manera de rodar las escenas al aire libre y obligarnos a observar todos los detalles del paisaje por si el mal acecha, y esto solo es un pequeño ejemplo. Sin duda alguna, el personaje de Michael Myers, el mal encarnado, ya es historia del cine, así como la banda sonora que lo acompaña durante su peculiar vuelta a casa en una noche de Halloween.

Carpenter5

“Escape from New York” (1981): Primera película en la que colaborarán Kurt Russell y John Carpenter. Aunque aquí quizás Kurt Russell no nos dice nada porque la película pertenece en cuerpo y alma al personaje que interpreta: “Snake Plissken” (¿Pero no estaba muerto?). Aquí se observa un aumento importante del presupuesto y se empieza a intuir que Carpenter, cuando quiera, va a hacer lo que quiera. Como si eso supone realizar una crítica a todo el sistema capitalista estadounidense a través de una aventura de acción en la que hay que rescatar al presidente de los Estados Unidos de la ciudad de Nueva York, donde Manhattan se ha convertido en una enorme prisión debido al auge de la delincuencia en el país. Una divertida ironía si entendemos que el aumento exponencial de la delincuencia es debido a las ridículas leyes que ha impuesto el gobierno de los Estados Unidos, el cine de Carpenter es así de gamberro. Como decíamos, Snake Plissken es aquí el motor de una película peculiar, macarra, divertida, desenfadada y que lo mismo homenajea al cine de acción que lo ridiculiza y satiriza. Kurt Russell da vida a un personaje imborrable, legendario, que simplemente susurra o gruñe, y que con su mera presencia encandilará o pateará a quien se le cruce por delante.

Carpenter6

“Escape from L.A.” (1996): Vamos a permitirnos aquí un salto temporal hasta 1996, año del estreno de esta genial secuela donde Snake Plissken vuelve a ser utilizado para rescatar, en esta ocasión, a la hija del presidente de los Estados Unidos, la cual, se encuentra atrapada en la ciudad de Los Ángeles, que debido al auge de la delincuencia se ha convertida en una cárcel de máxima seguridad. ¿Os suena? Pues claro. Carpenter se homenajea y parodia a sí mismo, se da el lujo de copiar su propia película para exagerarla y reírse de ella, tal que así. Lo mejor es que le sale una obra que, desde mi opinión personal, supera a su predecesora, soltándose definitivamente la melena y ofreciendo un espectáculo sin complejos ni ataduras, que directamente se mofa del capitalismo, del gobierno de los Estados Unidos, del cine de acción de los 80, de la sociedad estadounidense y de lo que quieras encontrar si te esfuerzas un poquito a leer entre líneas a la vez que Snake Plissken vuelve a patear el trasero de todo lo que se mueve. A destacar el fanatismo religioso del propio presidente (de hecho, muchos de los “delincuentes” simplemente se encontraban encarcelados por no ser cristianos) o la obsesión por la estética de los monstruosos habitantes de Beverly Hills. Además esta obra posee un último plano final de Kurt Russell que justifica todo su visionado. “Snake is back”.

Carpenter7

“The Thing” (1982): Llegamos a mi favorita. La obra maestra del cine de terror donde se refleja a la perfección el miedo a lo desconocido. Kurt Russell (otra vez, gracias a Dios) vs “The Thing”. El problema es que “The Thing” puede ser cualquier cosa, puede ser cualquiera, uno de los alienígenas más jodidos de la historia del cine, sino el que más (ahí ahí con Alien y E.T.) que no va a parar hasta infectar y eliminar a toda la raza humana. La historia se desarrolla en una estación experimental en la Antártida, que se convertirá a la vez en búnker y prisión de nuestros protagonistas, claustrofóbica a más no poder, gracias en parte, a una de las bandas sonoras más injustamente descalificadas del maestro Ennio Morricone (fue incluso nominada a un “Razzie” a la peor banda sonora). Los efectos especiales que vemos en esta película pueden ser de los más sorprendentes de la historia del séptimo arte, de una calidad terrorífica, tremendamente efectistas y que aún sorprenden 30 años después de su estreno (fuck you, CGI) creando unos monstruos que se grabarán a fuego en tu retina, y es que cada vez la cosa se muestra, se exhibe. Evitando a toda costa los spoilers, no solo aquí, sino en el resto de las películas que estamos comentando, decir que el final abierto de esta obra consigue elevarla incluso más, consiguiendo que quieras ver de nuevo la película hasta ser capaz de resolver el enigma que se insinúa. El terror como nunca lo habéis visto, representado de una manera extraordinaria, palpándose en cada escena, en cada diálogo, en cada decisión de los protagonistas y en su realista desarrollo narrativo.

Carpenter8

“Big trouble in little China” (1986): San Francisco, barrio chino, ninjas malvados con poderes sobrenaturales y ninjas buenos que harán lo imposible por amor y amistad, un malo malísimo preso de una maldición, una damisela, o damiselas en este caso, en apuros y, de nuevo, Kurt Russell en medio de todo (toma ya). Pese a ser un trabajo menor de Carpenter, es divertidísima. Precisamente porque se atreve a hacer lo que le da la gana (una vez más) en una comedia de acción donde todo vale, incluso que el héroe no sea para nada el héroe. Jack Burton viene a ser todo lo contrario a Snake Plissken, y eso tiene su encanto, sobre todo cuando al final protagoniza uno de los momentos más antirománticos de la historia del cine. Diversión desenfrenada, acción pura y dura y un toque de aventura sobrenatural para conseguir un cóctel explosivo. Me dejó muy loco.

Carpenter9

“They live” (1988): Otra de mis favoritas. Impresionante como se desarrolla una idea tan compleja de manera tan natural y sencilla, eso es mérito de Carpenter, que vuelve a sus orígenes escribiendo, dirigiendo y componiendo la banda sonora de este peculiar film. La mezcla de géneros es tan necesaria y equilibrada aquí que podría convertirse en el principal error de aquel que tratase de trasladarlo a una película diferente (espero que nunca llegue un remake, y si llega, que sea del propio Carpenter). Ciencia ficción clásica, de la que engancha, rodeada al principio de un halo de misterio que nos atrapa por completo para luego añadir las pinceladas justas de acción y humor.
Una pena como transcurre el desenlace, un poco repetitivo y simplón, pasillero, muy de los 80, pero luego nos regala una última escena gloriosa para sacarnos una carcajada y reconciliarnos con la película. Una película que a pesar de tener más de 25 años permanece actual, que posee una extraña pelea de 10 minutos de duración que algunos no entienden e incluso encuentran tediosa y que representa de manera genial la resistencia que ofrecemos la mayoría a no querer ver la realidad. Probablemente la película que la casta no quiere que veas.

Carpenter11

Para terminar, comentar que no he querido introducir demasiados detalles sobre el argumento de ninguna de las películas que se han analizado, ya que, el principal motivo de esta entrada es despertar el gusanillo de todo aquél que la lea para que se enganche al cine de este maravilloso director, visionario y precursor de infinidad de ideas que se han vuelto a usar y de hecho aún se usan actualmente en el cine de terror y de acción décadas después. Como habéis comprobado, la mezcla de géneros es constante: el terror, la acción, la ciencia ficción, el humor, etc. lo que abre aún más el abanico de posibilidades y ofrece un entretenimiento de lo más completo a aquellos espectadores que sepan apreciar la obra de uno de los más grandes directores de la década de los 80, maltratado, en ocasiones de manera injusta, por la crítica de su país, y que, esperemos, vuelva a deleitarnos con alguna obra maestra más antes de su retiro del mundo del cine. Algunos todavía estaremos esperándole.

Carpenter12