Se cerró un año, 2015, cargado de emociones y fotogramas. 8969 películas (según Letterboxd) se estrenaron en este año que ya dejamos atrás, y solo he podido disfrutar de 67 de ellas (llevo la cuenta según Letterboxd también). Pues bien, si de entre esas 67 películas tuviese que elegir tan solo una, mi elección no podría ser otra que “MAD MAX: Fury Road”.

MM7

“Mad Max” encabeza un podio en el que conviven otros títulos como “Sicario” de Denis Villeneuve, “The Martian” de Ridley Scott o “Inside Out” la nueva e imaginativa apuesta de Pixar en la animación audivisual. ¿Y por qué “Mad Max”?, os preguntaréis. Pues a ello vamos. Ahí van las 10 razones por las que considero la historia protagonizada por Tom Hardy y Charlize Theron como la mejor obra cinematográfica de 2015:

  • El milagro. Una trilogía que evolucionaba del western a la acción y de la acción a la aventura, del salvaje de la autopista, al guerrero de la carretera, terminando más allá de la cúpula del trueno. Los 80, el cuero, el rock´n roll. Considerada por algunos como una trilogía de culto, se ve ahora superada por una obra magnánima, consiguiendo George Miller lo que muchos otros intentaron sin éxito: superarse a sí mismo y a su obra. (Véase el caso de Steven Spielberg y su última “Indiana Jones” o George Lucas y las secuelas de “Star Wars”).

MM8

  • La acción como vehículo. Como vehículo en sí, literal, porque aquí la acción transcurre durante una persecución que se alarga durante todo el metraje, pero también como vehículo figurado, narrativo, visual. Se agotan ya los argumentos de aquellos que consideran las películas de acción como un género menor, el blockbuster coge fuerza, reúne referentes a la hora de elaborar su estilo y tiene sus armas bien cargadas para acribillarnos con horas y horas de fascinante diversión.

MM6

  • Personajes. La película de Mad Max en la que Max Rockatansky no es el verdadero protagonista. Lo cierto es que no es fácil sobrevivir al síndrome de Stendhal que provocan Tom Hardy y Charlize Theron al compartir planos durante la película. Ni tampoco evitar emocionarse con el viaje del héroe que realiza un casi irreconocible Nicholas Hoult. Miradas, gruñidos, gritos ahogados en mitad de un océano de arena…el recital interpretativo es tan bestial como los nombres de aquellos que lo acuñan: Imperator Furiosa, Mad Max, Nux, Rictus Erectus, Immortan Joe, etc. Detalle aquí: El actor que interpreta al villano Immortan Joe no es otro que Hugh Keays-Byrne, quien diese vida al primer villano de la saga en 1979.

MM4

  • Narrativa visual. Nunca un paisaje desértico fue capturado con tanta belleza en sus contrastes: el azul del cielo, el rojo de las llamas o el negro de la pintura de guerra en la mirada de una emperadora muy furiosa. La capacidad de Miller de narrar a través de un montaje excepcional, que convierten un guión sin diálogos en viñetas en movimiento, dejaron pasmado al mismísmo Robert Rodríguez: “How the hell did you make this?” le espetó a George Miller tras un pase privado en el último South by Southwest. El trabajo de edición que tiene esta película es bestial, y el resultado, asombroso, demuestra que el post-rodaje en el cine es casi tan importante como la etapa anterior.

MM9

  • Clasicismo. Hay muchas formas de rodar una escena para una película de acción, y seguramente haya aún más formas de editarla posteriormente para que el resultado sea todavía más espectacular, pero si existe una manera de que todo lo rodado luzca real es, precisamente, haciéndolo real. Los vehículos de Mad Max existen, vuelcan, se entierran en la arena y explotan. Las coreografías en el aire no están hechas por informáticos, sino por especialistas tradicionales. Cuando en una película se trabajan los efectos especiales de manera clásica, sin abusar del CGI en todo momento, resulta imposible salir del cine sin el pelo cubierto de polvo y arena.

MM2

  • Mujeres fuertes. Probablemente, en el mundo post-apocalíptico de Mad Max no exista el mismo concepto de feminismo que conocemos hoy en día, sencillamente porque éste ha dejado de ser necesario. La mujer ha conseguido posicionarse al mismo nivel del hombre, o al menos a uno mucho más cercano (véase el papel de Tina Turner en “Mad Max 3”) a pesar de que sigan existiendo tiranos machistas como Immortan Joe, acaparador de hembras para su propio disfrute personal. Éstas jóvenes serán la chispa que iniciará el resto de acontecimientos de la película, al intentar escapar de su antiquísimo rol de procreadoras. La mujer es heroína, es resistencia y es esperanza, tanto Imperator Furiosa, que, admitámoslo, dispara mejor que Max, hasta las vírgenes privadas de Immortan Joe y el viejo clan de las madres, quienes portan el elixir de la sabiduría y unas motos muy molonas.

MM3

  • Amor referencial. La nostalgia es algo que se viene trabajando mucho en todo este nuevo aluvión de precuelas que se nos ha venido encima. El uso de auto-referencias, la aparición de viejos personajes, o incluso la parodia de momentos ya vistos con anterioridad durante la saga es bastante común, véanse por ejemplo “Jurassic World”, “Terminator: Genisys” o “Star Wars: The Force Awakens”. Pues bien, en “Mad Max”, el homenaje tiende a la sencillez y aunque a veces resulte casi imperceptible, está ahí, en los pequeños detalles:

– La cúpula del trueno (Beyond Thunderdome) que sirve de jaula para las mujeres de “Inmortan Joe”.
– El gorro de piloto de “The Gyro Captain” (The Road Warrior) adornando el coche en el que va Max atado cual bolsa de sangre.
– La cajita de música (The Road Warrior) con la que juega una de las mujeres en uno de esos “momentos de paz”.
– La mítica pistola de dos cañones que, como no, vuelve a fallar.
– Que Inmortan Joe sea interpretado por Hugh Keays-Byrne quien interpretara al malvado “Toecutter” en la primera peli de Mad Max. (Ya comentado anteriormente).

MM10.jpg

  • Guitarras y llamas. La banda sonora de Fury Road es básicamente ruido, en el mejor de los sentidos. Las llantas cuando chocan, cada grano de arena rebotando en el parachoques de los coches, los disparos en la noche, el balanceo de quien intenta abordar un camión cual pirata del desierto…todo es música, y todo se condensa en los espeluznantes solos eléctricos del guitarrista enmascarado, un psicópata cuya guitarra escupe fuego a la par que notas metalizadas en el fragor de la batalla. ¿A quién se le ocurre meter a un personaje como ese en medio de la persecución? Al genio de George Miller.

MM5

  • Simplicidad del contexto. “My world is fire and blood” dice Max al inicio de la película. ¿Qué más necesitamos saber? Fuego y sangre, muerte y vida, o vida y muerte, depende de cómo se mire. El mundo post-apocalíptico de “Mad Max” puede pillar desprevenido a más de uno. Es bueno ver antes las tres primeras películas de la saga, sin duda, pero aun así, el contexto que nos encontramos en ésta película se nos muestra tras un velo, aparentemente oculto, casi postizo. Nada más lejos de la realidad. No se nos explica nada, y lo entendemos todo. Pocas películas son capaces de edificar su argumento en un mundo tan “desconocido” para el espectador, lo que conlleva un riesgo tremendo, y una confianza en la inteligencia del que observa que muy pocos se han atrevido a tener. Lo mínimo que se nos ofrece basta para trazar el boceto de una sociedad, una política y unos conflictos sólidos entre los que no tienen nada y los que lo tienen todo; la existencia de una obediencia casi religiosa hacia los poderosos y una fe casi mitológica en el héroe, así como la aparición de personajes y lugares impactantes y emblemáticos, a pesar de que aparezcan en pantalla durante unos breves segundos. El contexto en el mundo de “Mad Max” representa a la perfección aquello de que lo difícil es hacer que lo complejo resulte sencillo, como un regate de Messi o una rima de Machado.

MM12

  • Sin tregua. El comienzo de la película es tan frenético que uno piensa: “Qué bien el inicio, qué subidón, pero seguro que ahora baja el ritmo”. Y el ritmo a lo suyo, sube y sube y sube, y bueno, hay algún que otro pequeño momento de paz, pero después sigue subiendo. Desde el minuto uno hasta el final, es imposible parpadear. Y si le añadimos la capa de polvo que nos cubre por completo al acabar la peli, lo mejor es ir al oculista cuanto antes. Dicen que “Mad Max” va a ser una de las primeras películas que la Warner va a sacar en BluRay en Ultra HD 4K. Se nos pueden derretir las córneas.

MM11

Lo cierto es que se pueden escribir libros enteros analizando esta película, galardonada con el premio a mejor película del año por la Federación Internacional de la Prensa Cinematográfica, yo solo he intentado sintetizar aquellos aspectos que considero esenciales para poder disfrutar y valorar la película en plenitud de condiciones. Algunos seguirán empeñados en menospreciar películas como “Mad Max: Fury Road” tan solo por el género al que pertenecen. Serán los mismos que son incapaces de disfrutar de una mujer en el papel de heroína protagonista, o aquellos que siempre rechazan la violencia en el cine y el ruido les resulta casi siempre molesto. Allá ellos, ¡tiquismiquis!.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s