La grande bellezza.

07_Toni_Servillo_La_grande_bellezza_foto_di_Gianni_Fiorito_3
“La Grande Bellezza” (2013)

Ayer volví a visitar Roma. Anduve de fiesta en fiesta, asistiendo atónito al desfile de una fauna caótica, extravagante, banal y vacía. Los mundanos habían perdido a su rey. Jep Gambardella había dejado de ver el mar en el techo para navegar en él, había dejado de buscar la gran belleza para dejar que sus raíces inundaran espontáneamente su inspiración, y, por fin, había vuelto a escribir, alejándose de aquella locura de tren sin destino que cada noche descarrilaba en la mañana.

Abatido, paseando mi resaca matutina al margen del río, lo vi. Pensaba que había abandonado Roma para siempre, pero debía estar equivocado. Estaba sentado de espaldas a mí, en un carcomido banco de piedra, y vestía un Rebecchi que debía ser nuevo. Con la cabeza ladeada mientras se fumaba un cigarro, observaba atónito como una pareja discutía en el lado opuesto del Tíber.

Quise acercarme, decirle que llevaba días y noches enteras buscándole, que necesitaba aclarar un par de dudas sobre su última novela, pero no pude moverme. Sentí miedo, y las manos me sudaban como le sudan a una joven novicia que descubre por primera vez el deseo en la mirada de un hombre. Pensé que podría decepcionarle, que mis preguntas descubrirían una ignorancia vulgar o, peor aún, que él podría decepcionarme a mí.

Continué mi paseo, observando desde la lejanía como la joven pareja se reconciliaba con un beso, jurándose amor eterno como cada mañana, y de repente recordé, como uno se reconcilia con la vida a través de esos momentos fugaces de belleza. Antes de dejar la ribera para abandonarme a la oscuridad de mi dormitorio de hotel, volví a buscar la silueta de Jep en aquél banco de piedra, pero ya no estaba, había desaparecido. Supongo, que en el fondo, es solo un truco.

Jep

Anuncios

7 razones para ver “Show me a Hero”.

“Show me a Hero” (2015)

“Show me a Hero” es el último trabajo de David Simon (“The Wire”, 2002) y Paul Haggis (“Crash”, 2004) en colaboración con HBO. Se trata de una mini-serie de tan solo 6 capítulos de duración que narra la polémica suscitada en la ciudad de Yonkers, ubicada en el condado de Westchester en el estado de Nueva York, por la construcción de unas viviendas públicas para minorías. La historia se centrará en Nick Wasicsko, elegido en 1987 alcalde de la ciudad, convirtiéndose por aquel entonces en el alcalde más joven del país.

SAH3
Nick Wasicsko en plena campaña electoral.

A continuación, vamos a comentar las principales razones por las que recomiendo el visionado de esta magnífica historia, basada en hechos reales:

1- Su protagonista: “Show me a hero and i’ll write you a tragedy”. Seguramente al escritor estadounidense F. Scott Fitzgerald le hubiese gustado la historia de Nick Wasicsko (no busques su nombre en Google si vas a ver la serie) interpretado de manera excepcional por Oscar Isaac (“Ex Machina”, 2015 e “Inside Llewyn Davis”, 2013). Un héroe sin heroicidad, cargado de ego y confianza en sí mismo, fugaz y siempre golpeado por las dificultades. El guatemalteco nos brinda un papel vibrante, emotivo y lleno de matices, demostrando una vez más que está en los puestos más altos del panorama actual.

Oscar Isaac como Nick Wasicsko presidiendo uno de los polémicos plenos.

2- Su realismo Político: Muestra la realidad política tal y como es: compleja, ambigua, llena de traiciones y alianzas, donde poco o casi nada importa más allá del ascenso personal. No encontraremos héroes y villanos, pero sí habrá quien intentará hacer lo correcto cuando sea necesario y quien utilizará la política en su propio beneficio. Todo queda claramente reflejado en las estupendas representaciones de los plenos que se suceden durante la primera parte de la historia, con la polémica sobre la construcción de las viviendas en su punto más álgido.

Alfred Molina (izquierda) interpretando a Henry Spillone (derecha).
Alfred Molina (izquierda) interpretando a Henry Spillone (derecha).

3- Su realismo Social: Relata de manera concisa la visión y evolución de ambos bandos durante todo el conflicto de las viviendas públicas. Los blancos y los negros, los ricos y los pobres, cómo les influye la política y la distorsionada visión social que posee cada bando del contrario, con todos sus contrastes y similitudes. Como la desinformación y el miedo pueden llegar a desembocar en el desprecio o incluso en el racismo, destapando una de las peores versiones del ser humano. A veces solo es necesaria una mínima actitud de respeto para romper la barrera imaginaria que nos mantiene alejados de otras personas.

La vecina Mary Dorman (Catherine Keener) protestando por la construcción de las viviendas.
La vecina Mary Dorman (Catherine Keener) protestando por la construcción de las viviendas.

4- La importancia de las mujeres: De todas las mujeres de la serie, pero, en especial, de las que protagonizan la segunda parte de la historia, esas madres que harán cuanto esté en su mano por conseguir un futuro diferente para sus hijos y su familia. Para profundizar más en este aspecto, recomiendo el blog de Marina Such.

SAH8

5- Su banda sonora: compuesta única y exclusivamente por temas de “The boss”, el gran Bruce Springsteen, buscando que sus canciones acompañen, en el momento preciso, a los personajes y sus emociones.

6- Su creador: Todo lo que cuente David Simon me parecerá siempre interesante, porque lo cuenta con inteligencia, abusando (en el buen sentido) del realismo y sin pelos en la lengua a la hora de hablar sobre cualquier tema de la sociedad norteamericana (suya es una de mis series bélicas favoritas, “Generation Kill, 2008). Todo mediante una calidad narrativa digna de las mejores novelas. Como dice el propio David: “Que se joda el espectador medio”.

David Simon conversando con Oscar Isaac.
David Simon conversando con Oscar Isaac.

7- Su especial reparto: Por último, los más fieles seguidores de David Simon tendremos la oportunidad de volver a ver a muchos de los actores que participaron en “The Wire”: Clarke Peters (el carismático detective Lester Freamon), Michael Kostroff (Maurice Levy, el repugnante abogado defensor del narcotraficante), Michael Potts (el temido Brother Mouzone), Melanie Nicholls-King (Cheryl, la novia de Kima Greggs) o incluso a Julito McCollum (el joven Namond Brice, a quien la tutela del comandante “Bunny” Colvin le vino finalmente bien parece).

SAH9
Clarke Peters (Lester Freamon en “The Wire”).

En definitiva, una magnífica mini-serie, que se sustenta principalmente en tres pilares: la HBO, David Simon y Oscar Isaac, y que ofrece una historia real digna de reconocimiento. ¿A qué esperas para verla?.

“The Visit”: El retorno de Shyamalan.

“The Visit” (2015)

M. Night Shyamalan está de vuelta. Y no lo digo porque acabe de estrenar su nueva película, “The Visit” (2015), sino porque con ella ha vuelto a encontrarse a sí mismo. Imaginad lo feliz que soy.

El director Indio que nos sedujo con su particular forma de hacer cine en “The Sixth Sense” (1999), “Unbreakable” (2000), “Signs” (2002) y “The Village” (2004) se había perdido entre proyectos de encargo y presupuestos desorbitados. Tras el estrepitoso fracaso de sus dos últimos trabajos “The Last Airbender” (2010) y “After Earth” (2013) la crítica se cebó definitivamente con Shaymalan, catalogándole como vendedor de humo.

Cuando se anunció el tráiler de “The Visit” la cosa no parecía muy esperanzadora. Otra película más basada en el más que trillado subgénero del “found footage” promocionada como película de terror. Aún presente la polémica que surgió con la campaña de “The Village” (vendida como película de miedo y monstruos aunque no fuese la realidad en absoluto) el escepticismo conseguía ganarle el pulso a la expectación.

Tráiler de “The Visit” en español:

El argumento, simple, cuenta la historia de dos hermanos que se disponen a conocer por primera vez a sus abuelos maternos, y deciden grabar un documental con la esperanza de descubrir el motivo por el que su madre y sus abuelos no se hablan desde hace 15 años.

Se explica por tanto la sorpresa. Shyamalan se aleja de todo lo que había contaminado su cine para regalarnos una película sencilla, un cuento de dos hermanos que guarda claros paralelismos con “Hansel y Gretel” y que destaca, inesperadamente, por su humor. Un humor puro, sin artificios, que en ocasiones surge de manera espontánea y en otras se nutre del lado más cínico del director.

La Visita 2

No todo son risas. La comedia es en este caso negra, y en la oscuridad son los sustos los que tienen reservado el papel protagonista, funcionando bastante bien la combinación entre los momentos de terror y suspense con el humor que destacábamos anteriormente. Es curioso como pasamos de estar en tensión a reír nerviosamente de manera bastante natural, lo que refleja el grado de empatía que logra conseguir una puesta en escena sencilla en conjunto con unas excelentes actuaciones.

Y es que los personajes de “The Visit” están cuidados con mimo, tanto, que Shyamalan se dibuja a sí mismo en la hermana mayor (Olivia DeJonge) una futura directora de cine que recuerda mucho a él tanto por su inteligencia y estilo como por su ego y pretenciosidad. Destacar también el trabajo de Deanna Dunagan, que da vida a una abuela entrañable cuando cocina galletas pero espeluznante cuando pasan de las 9:30 de la noche. Y, sobre todo, el papel de Ed Oxenbould como el divertidísimo hermano menor, que nos gana desde el primer momento con su particular forma de expresarse sin decir palabrotas.

La Visita 3
Deanna Dunagan, la abuela.

Como viene siendo habitual, el giro de guión final marca de la casa existe, aunque no posee un alto grado de sorpresa ni creo que pretenda ser imprevisible, ya que funciona correctamente como aperitivo previo al clímax sin necesidad de muchos alardes. Ojito, eso sí, con las dos últimas escenas, donde, por un lado, se explota la carga dramática de una familia desestructurada (si en otras películas del director los mensajes que se explotaban eran el amor o la fe, aquí lo es el perdón), y por otro, se nos regalan unas últimas risas.

Difícil hablar más sobre una película de Shyamalan sin desvelar nada, lo mejor, ir a verla sabiendo que el director ha vuelto a encontrarse, demostrando que el amor que siente por el cine puede volver a dar grandes frutos en forma de buenas películas.

M. Night Shyamalan
M. Night Shyamalan

“Rick and Morty” & “Over the Garden Wall”: La imaginación animada al poder.

blog001

Hoy vengo a hablar sobre dos series de animación, o de dibujitos, para que nos entendamos. Esos lejanos compañeros de desayunos que han evolucionado en la actualidad hasta convertirse en referentes de la cultura pop y ejemplos claros de surrealismo y psicodelia (quizás “Sponge Bob Squarepants” sea un referente claro de lo que trato de describir), donde la libertad creativa y la imaginación juegan los papeles protagonistas. Si antes el público al que iban destinadas las series de animación eran los más jóvenes, ahora el rango se amplía, y podemos encontrar numerosas obras animadas dirigidas tanto a niños como a adultos (el caso de “Adventure Time with Finn & Jake”), o incluso exclusivamente a este segundo grupo (como por ejemplo todo lo que proviene de “Adult swim”).

Como decía, hoy vengo a hablar de dos de estas series, con la intención de que las descubráis como yo lo hice, dejando a un lado los prejuicios que se puedan tener ante entretenimientos de este tipo. (Si es que aún quedan prejuicios en pie tras el paso de gigantes de la animación como “The Simpsons”, “Futurama” o “Family guy”).

Blog0
“Over the Garden Wall” (2014)

La primera de ellas es “Over the Garden Wall”, obra sobre la que voy a hablaros como si de un preciado regalo se tratase. Y es que se trata de un regalo muy especial, y espero que sea valorado como tal. No importa el cómo he llegado hasta ella, porque nadie recuerda el momento exacto en el que se pierde, o en el que entra en un sueño. Se trata de una mini-serie, de tan solo 10 capítulos de 10 minutos de duración cada uno, por lo que la excusa de no tener tiempo no sirve en esta ocasión. Y sí, como ya he comentado, a simple vista pueden parecer unos dibujitos animados para niños, pero nada más lejos de la realidad, ésta es de las que aumentan el rango para dirigirse a toda la familia. No quiero contar nada del argumento aparte de que la serie narra la historia de Wirt y su hermano menor Greg, dos niños que se hayan perdidos en un bosque. El mundo que dibuja el creador, Patrick McHale, es a la vez mágico, tétrico, surrealista, maravilloso y digno de protagonizar una de las peores pesadillas que recuerdes.

blog6

La enorme cantidad de personajes inverosímiles que aparecen, la evolución de los protagonistas, que es tan compleja como permiten sus, aproximadamente, 100 minutos de duración, las escenas de un atractivo hipnótico, las canciones, las numerosas lecciones que nos aporta, y todo ello aderezado con un humor tan simple como eficaz, hacen de esta serie una historia totalmente cautivadora. Por si fuera poco, la serie está rodeada de un aura de misterio que hará que una vez acabada no puedas evitar investigar por internet todo lo que encuentres relacionado con ella, donde podrás descubrir desde curiosas referencias a la cultura norteamericana hasta geniales auto-guiños, secretos y detalles sobre los personajes.

Blog2

Como aliciente, las voces originales del trío protagonista las aportan Elijah Wood (sí, Frodo), el pequeño Collin Dean y la señorita Melanie Lynskey (sí, la vecina algo trastornada de Charlie Sheen en “Two and a Half Men”).

Blog3

Obra maestra, con uno de los finales más redondos que recuerde, que recomiendo con todo mi cariño y admiración a todo aquel que se atreva a pasar más allá del jardín.

Blog1

Ahora toca hablar de “Rick and Morty” serie de animación estrenada el año pasado (2013) y que acaba de ampliar sus estrambóticas aventuras con una nueva segunda temporada. Toca ponerse gamberro (producida por “Adult Swim”) y rememorar ese clásico de la ciencia ficción que es “Back to the Future”. Toca nombrar a ese genio que es Dan Harmon, su co-creador (padre también de “Community”, de visionado obligatorio) que liberado gracias a las oportunidades que ofrece el mundo de la animación, da rienda suelta a todo su potencial. Resumiendo, toca ponerse “Schwifty”.

Blog7
“Rick and Morty” (2013)

La serie, narra las vivencias de Rick, un excéntrico y alcohólico científico, que vuelve a casa de su hija Beth a vivir con su familia: Jerry, su inocente y estúpido marido, y sus dos hijos, Summer y el pequeño Morty, con quien compartirá la mayoría de aventuras.

blog9

Los capítulos, de 20 minutos de duración, suelen presentar historias independientes, donde la sorpresa está garantizada. Si digo que con “Rick and Morty” he soltado las carcajadas más atronadoras de mis últimos años de vida no estaría siendo exagerado, me estaría quedando corto. Porque además de hacer reír, que lo hace, y continuamente, exhibe una imaginación, una libertad creativa, un poderío narrativo y una complejidad argumental al alcance de muy pocas. Es ciencia ficción pura, y es humor puro, en esencia, es como si estos dos géneros se hubiesen emborrachado y estuviesen de juerga toda la noche. Por poner un par de ejemplos, en un capítulo se parodia la película “Inception” (2010) y Rick y su nieto se meten en los sueños del profesor de Matemáticas del colegio para conseguir que apruebe el examen, o en otro, Jerry se queja a su suegro de que el perro de la familia es demasiado estúpido, por lo que éste le da un dispositivo que aumenta su inteligencia perruna con catastróficas consecuencias.

blog8

Lo mejor de esta hilarante obra de animación es que crea adicción de la buena. Me explico. Muchas series actuales buscan enganchar al público creando la imperiosa necesidad de saber qué es lo siguiente que va a pasar, normalmente mediante un final de capítulo/temporada impactante (claros ejemplos “Game of thrones” o “The Walking Dead”). Desgraciadamente, esto no suele ser sinónimo de calidad, ya que muchas veces los capítulos o incluso las temporadas enteras de este tipo de series dejarían mucho que desear de no ser por este tramposo recurso adictivo. En el caso de “Rick and Morty” la adicción la causa la propia calidad del show. No funciona como la típica droga que, a pesar de ofrecer cada vez menos, nos crea una necesidad mayor, no. Aquí, lo que se nos aparece cual espejismo en un desierto, es una fuente inagotable de ideas que te sorprende, cada semana, un poquito más que la anterior. Por favor, no caigamos en el tópico de decir: “qué se habrán fumado los que escriben esto”. Aunque parezca mentira, la imaginación y la creatividad aún tienen defensores y representantes ahí fuera, que siguen dejando en vergüenza a guionistas de alto renombre.

Blog10

Tras la parrafada, termino: “Over the Garden Wall” y “Rick and Morty”, dos complementos perfectos para aquellos que busquéis ansiosamente un entretenimiento diferente, repletos, cada uno a su manera, de imaginación, humor y corazón.

blog11