Jake Gyllenhaal: Un vampiro de la interpretación.

Nightcrawler-800460389-large
Jake Gyllenhaal en “Nightcrawler” (2014)

Llevo un tiempo formándome la opinión, cada vez más fundamentada, de que Jake Gyllenhaal es uno de los actores del momento, o, al menos, uno de mis preferidos, ya sea por sus papeles más recientes (Prisoners, Enemy, End of Watch) o por algunos ya más lejanos en el tiempo (Zodiac, Jarhead) en las que son películas de mi agrado.

J.G. en
J.G. en “Enemy” (2013)

Aunque comenzó a actuar con tan solo 10 años, fue “Donnie Darko” (2001) la película que lo llevaría definitivamente a la fama. Curiosamente compartía pantalla con su hermana Maggie Gyllenhaal, que también hacía de hermana de Jake en la película. Más tarde daría un gran salto de calidad en su carrera al protagonizar junto al genial Heath Ledger, desgraciadamente fallecido, la polémica “Brokeback Mountain” (2005).

J.G. en
J.G. en “Donnie Darko” (2001)

Este impresionante curriculo es el principal motivo de que tuviese tantas expectativas puestas en “Nightcrawler”, y queridos amigos, el bueno de Jake lo ha vuelto a hacer una vez más. En esta ocasión, demuestra su enorme talento dando vida a un auténtico vampiro sediento de imágenes de sucesos, cuanto más crudas y sangrientas mejor, un sociópata que se dedica en cuerpo y alma a la caza de las más crudas noticias criminalistas que suceden durante la violenta noche de Los Ángeles, y que posee la capacidad de hipnotizarte y aterrarte a partes iguales cuando se lo propone. Un espectáculo de interpretación, que se puede resumir en dos detalles faciales que me han llamado poderosamente la atención durante el visionado de la cinta: la profundidad que parece alcanzar a través de su mirada y la locura dibujada en su sonrisa a la hora de protagonizar los numerosos planos que se lleva durante la película. Solo con estos dos detalles es capaz de inspirar verdadero terror.

Inevitablemente me ha recordado a la interpretación de Cristian Bale en “American Psycho” (2000), aunque, personalmente, me quedo con la frialdad demente de Bloom a la hora de planificar y elaborar todo lo que se propone para lograr sus objetivos, desde la primera escena, donde demuestra su inestabilidad mental y su falta de principios robándole un reloj a un policía, hasta, tras un tenso in crescendo, alcanzar el éxtasis en una escena final repleta de acción y drama.

Christian Bale en
Christian Bale en “American Psycho” (2000)

Sin analizar la trama a fondo, puesto que con esta crítica quería destacar sobre todo la interpretación de Jake, basta decir que el guión ha sido uno de los nominados a los Oscars, que el trabajo de fotografía es magnífico (Robert Elswit, el encargado de la fotografía, suele trabajar con el maestro Paul Thomas Anderson), y que los diálogos y la ambientación resultan fascinantes y a la vez desagradables por lo realista que puede llegar a ser el reflejo de la sociedad que nos pretenden mostrar.

Ojito también a los próximos trabajos de esta fiera interpretativa, porque prometen y mucho. A destacar, “Everest” y “Southpaw”, ambas verán la luz a mediados de 2015.

J.G. próximamente en
J.G. próximamente en “Southpaw” (2015)

Mi recomendación absoluta a una de las películas más inquietantes del 2014 y que, tristemente, creo que pasará desapercibida para la mayor parte del público en general debido a la escasísima campaña publicitaria que ha tenido hasta el momento, tal vez por ser la ópera prima de un director desconocido (Dan Gilroy) que, si mantiene el nivel, sin duda dará mucho que hablar en el futuro cercano del cine norteamericano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s